Mientras la sociedad española sufre recortes en todos los sectores, la Iglesia Católica mantiene unos privilegios exclusivos negociados en la Transición democrática de 1978. El principal es su financiación que sigue siendo muy opaca por parte del Estado. El Gobierno reconoce que le entrega 247 millones de euros pero diversas asociaciones creen que recibe otros 11 millones incluyendo las exenciones fiscales o la ayuda que dan a los colegios católicos.

Es interesante esta reflexión que viene desde España, ya que en Chile pasa algo similar con las subvenciones escolares a colegios católicos, exención de impuestos a la Iglesia, privilegios comerciales y políticos, entre otros.

Facebook Comments