Más de 200 mil simpatizantes del grupo radical islámico Hefajat-e-Islam protagonizaron una violenta protesta en Daca, capital de Bangladesh, para pedir la “pena de muerte para los ateos”. Los enfrentamientos dejaron 29 muertos y más de un centenar de heridos.

Según informó el diario italiano Avvenire, en la tarde del domingo 5 de mayo los radicales ocuparon el centro de la capital y colapsaron seis avenidas para pedir al estado imponer una nueva ley sobre la blasfemia que prevea la pena de muerte para los ateos.

Por la noche los manifestantes atacaron a la policía con piedras, ladrillos y cañas de bambú desencadenando una batalla que continuó hasta el amanecer.

En los desencuentros hubo uso de armas de fuego, y un agente fue decapitado entre la confusión con un machete. Según fuentes médicas y de las fuerzas de seguridad entre los muertos han perdido la vida tres policías.

Los agentes usaron granadas, gases lacrimógenos, cañones de agua y balas de goma para dispersar a los militantes islámicos, de los cuales, al menos 70 mil acamparon en el distrito comercial de Motéjele persistiendo en su petición.

Este funesto episodio de violencia se suma a la tragedia del pasado 24 de abril, cuando un edificio de ocho plantas que albergaba cinco fábricas de textiles se desplomó y causó la muerte de más de 600 personas.

Facebook Comments