Mientras la película de Russell Crowe “Noé” bate récords de audiencia, se estrena “Hijo de Dios”, película sacada de la serie de History Channel “La Biblia” con la expresa intención de evangelizar a su público. Y más aún, para fin de año se viene “Éxodo”, cinta épica que recreará la vida de Moisés con Christian Bale como el profeta.

A diez años de “La pasión de Cristo”, ¿se trata de un renacimiento de las cintas bíblicas? ¿Causará el mismo nivel de impacto en las comunidades que Mel Gibson provocó con su película?

“Nosotros como comunidad somos tolerantes, el judaísmo se basa en el respeto. La única película que hemos condenado es la de Mel Gibson, porque promovía el odio”, explica Shai Agosín, de la comunidad judía chilena. “Nunca antes habíamos tenido un problema con una película sobre estos temas. Somos muy abiertos”.

Como sea, aparentemente esta proliferación de cine bíblico responde a un interés del público por ver productos de este tipo. Es lo que opina Juan Francisco Lobos, de Voces Católicas, quien dice que “traer a las pantallas la vida de Cristo siempre es positivo”.

“Es innegable la influencia histórica de Jesús. El problema es una posible banalización de Jesús, en el caso de que se muestren su imagen distorsionada. Cristo es más que un ícono de la cultura pop, es el elemento central de la cultura occidental, su legado es patrimonio de la humanidad que debemos conocer, respetar y cuidar”.

Consultado por la relevancia que tiene hoy en día la religión en el cine, la postura de Voces Católicas es positiva. “Si las productoras apuestan por este tipo de películas es porque la audiencia está buscando sentido de trascendencia. La complejidad de las historias y sus personajes nos llaman a preguntarnos por el sentido de la vida”.

AnuarLo contrario opinan los ateos, congregados en la Sociedad Atea Chilena. “Estas películas son un síntoma en respuesta al último rápido avance que ha tenido la difusión del Librepensamiento en el mundo”, dice Anuar Rabi, presidente de la sociedad.

“Las películas de la Biblia que se están estrenando coinciden con la cercanía de Semana Santa. La espectacularidad de las hazañas de la Biblia es caldo de cultivo de los guionistas de Hollywood, ahora de ahí a que sean cosas reales hay un abismo. Estos no son documentales serios, son películas de ficción, al igual que la Biblia que es un libro de narraciones de la edad del bronce. Lo fome de estas producciones es que ya sabemos que al final muere el héroe de la película”, agrega.

Fuente: Publimetro.

Facebook Comments