ningunpoderalostontosEl autor de este libro “Ningún Poder a los Tontos”, Michael Schmidt-Salomon, habla sobre la gran amenaza que amaga a la humanidad. No son ni terremotos ni tsunamis, ni tampoco políticos inescrupulosos, ejecutivos rapaces o conspiradores tenebrosos, sino una ¡ESTUPIDEZ GIGANTESCA!, única, mundial, que revienta todas las dimensiones.

La estupidez – ella es la gran constante de la historia humana, la única potencia mundial que ha perdurado durante milenios: reyes, papas y presidentes vinieron y se fueron; sociedades surgieron y sucumbieron, programas electorales fueron escritos y olvidados – la estupidez permaneció. Revoluciones, catástrofes naturales, guerras mundiales o crisis financieras tampoco pudieron mellarla. De hecho, siempre hubo brotes esperanzadores de conformar más racionalmente la convivencia de la gente; sin embargo, tales experimentos raramente perduraron. La poderosa Internacional de los Tontos, de los estrechos de mente, de los que se quedaron eternamente en el pasado, de los retardados sin remedio retomaron el atril de director de la historia y marcaron el débil ritmo al que las condiciones deben danzar.

… Aunque hoy los partidos se esfuerzan más que nunca en obtener aprobación por parte de los electores, la aprobación por parte de los electores a los partidos políticos no fue nunca tan pobre como lo es hoy en día.

¿Cómo se explica esto? ¿Podría ser que los electores cada vez se asustan más de sí mismos al notar en la flaqueza y desorientación en la política la imagen reflejada de su propia flaqueza y desorientación? ¿Despotricamos contra los »políticos necios sólo porque queremos desviar nuestra propia estupidez? La amarga verdad es: ¡En la democracia no sólo todo el poder proviene del pueblo, sino también toda la estupidez! ¿Por qué entonces acusar con el dedo a políticos incapaces, banqueros rapaces o predicadores de odio chiflados?¡Después de todo nosotros, cabezas huecas, recibimos sólo la política, la economía y la religión de cabezas huecas que merecemos!

Entonces partamos por nosotros mismos: ¿Qué fue lo que falló entonces tan terriblemente para que hayamos permitido esta estupidez? ¿Por qué no se vislumbra aún un fin de esta farsa? ¿Cómo es posible que a partir de todos los tiernos bebés de Homo-sapiens, que día tras día ven la luz del mundo, se desarrollen con regularidad espantosa Homo-demens adultos retrasados. Para responder a esta interrogante echemos un vistazo a la Matrix cultural de la que se alimenta el Poder de los Tontos …

Descarga el libro en PDF acá

Ningún poder a los tontos

Facebook Comments