Construir una sociedad más laica donde el Laicismo se convierta en una ideología clara, precisa y de trabajo ha sido una de las grandes metas que han enfrentado agrupaciones y movimientos sociales que aún no logran posicionar esta corriente en la ciudadanía.

El Laicismo como corriente del pensamiento, ha terminado siendo una discusión entre cuatro paredes, grupos selectos y cerrados, donde la discusión de construir un Estado Laico no ha profundizado en que el trabajo se hace con las bases, la ciudadanía, en las universidades, colegios, movimientos sociales con y para la gente.

La Gran Logia de Chile, Fraternidades, agrupaciones laicas universitarias, se han convertido en instituciones defensoras de promover el Laicismo ¿Pero han sido efectivas en su trabajo? Al parecer no, discusiones internas predominan la verdadera influencia, siendo que el Laicismo de autoconsumo ya pasó.

El Laicismo es más  que buscar una sociedad libre de dogmas y prejuicios, es un estilo de vida, una formar de pensar y actuar en la sociedad las 24 horas del día. Promueve la dignidad de las personas, la libertad de expresión en un Estado democrático que debe promover la igualdad entre los ciudadanos y buscar el bien común.

Como organizaciones que promueven el Laicismo debemos estar presentes en las discusiones importantes que se están dando en el país, que están dentro de nuestro plan de acción.

Hoy se discute un proyecto de aborto terapéutico que busca la legalidad de la interrupción del embarazo por riesgo de vida de la madre, por inviabilidad fetal extrauterina y por violación. Candidatos presidenciales  incluso han dicho que no es un tema que hay que legislar, otros en su brillante programa de Gobierno buscan incorporar un  “Bono Aborto” para madres adolescentes que optan por la vida. ¿Qué pasa con el derecho a decidir sobre mi cuerpo?

Distintas religiones, parlamentarios de la Alianza, incluso ciertos grupos de oposición no están de acuerdo en legislar por derechos civiles a homosexuales, hasta el actual mandatario prometió en su campaña promover esta idea, hasta hora estamos en nada.

En Educación quedamos entrampados en la acusación constitucional contra el Ministro de Educación Harald Beyer, oficialismo y oposición lanzan sus mejores cartas para defender o acusar, buscando sólo fines políticos en un año de elecciones presidenciales y parlamentarias. ¿Dónde quedó la verdadera discusión de educación laica, gratuita y pública? Lo más probable es que quede para los que asuman el 2014.

Desde el Centro de Estudios Laicos este año trabajaremos en un campaña llamada “Chile País Laico”, que buscará promover el laicismo en la sociedad. Buscaremos generar conocimiento a través de dos investigaciones “Opinión valórica y desarrollo juvenil” e “Influencia del Laicismo en la construcción de las políticas públicas chilenas”. Ya comenzamos con los “Talleres de Gestores Sociales” que buscan empoderar y entregar conocimiento a estudiantes secundarios. Recorremos varias regiones realizando foros, charlas y debates sobre Laicismo.

Buscamos crear un mundo más democrático, abierto y con diálogos públicos. ¡Estado laico, personas libres!

Facebook Comments