Una crítica a las mentes cerradas por un candado religioso.

young_boy_sun

Me gustaría contarles acerca de la teoría del sol que propuse a los 6 años de edad. Desde pequeño, viendo imágenes en libros, supe que este astro era una esfera gigante, brillante, que nos daba calor. Pero a esta edad me surgió la duda de cuál era el origen de este cuerpo con propiedades lumino-térmicas (por supuesto este término no lo manejaba en aquel entonces).

Podría suponer que un año antes, con 5 primaveras, este tema me daba prácticamente lo mismo y ni siquiera se me habría ocurrido darle vueltas en mi cabeza para un análisis más a fondo. Es simple, podría obviar su existencia o darle créditos a mis padres, al conejo de pascua o al viejo pascuero por su creación. Extrañamente un año después no quedé conforme con la simple existencia de nuestra estrella, dudé, y aquí es donde nace mi teoría del sol:

papel-higienico

“Cuenta Francisco que el momento en que se le dio vida al sol data de hace “chorrocientos” años atrás, en donde nuestros antepasados confeccionaron una bola gigante con tierra y para que ésta diera luz y calor, juntaron muchos “rollos de papel higiénico y servilletas”, envolvieron a su creación y le prendieron fuego. Como eran tantos rollos el sol aún da luz y calor”.

Ahora bien, estamos todos de acuerdo en que la teoría suena absurda aunque no carente de esa fantasía acorde a la edad, pero me queda la necesidad de concluir algo de este cuento de chiquillo. A mis seis años intenté darle una explicación sustentada en cierto grado de raciocinio infantil a un fenómeno enigmático para mi mente de niño en vez de conformarme con alguna explicación divina o simplemente dejarlo pasar.

duda

Entonces, extrapolando mi teoría hacia la religión, dejando un poco de lado el origen del sol: la edad de moda en nuestra sociedad debería acercarse a los 5 años, una población que no ha cumplido los 6 hace mucho tiempo y probablemente nunca lo haga. Repito, muchos adultos sólo tienen 5 años según mis postulados de niño, muchos de ellos le dan la autoría a un ser superior, muchos también no quieren hacer enojar a este superior si se dan el lujo (si, LUJO) de la duda, porque seamos sinceros: tienen miedo o les importa un carajo.

Facebook Comments