bebes y monos 2Científicos analizaron videos de una niña, una cría de chimpancé y una de bonobo, e identificaron que todos desarrollan de forma muy parecida gestos comunicativos.

Señalar con el dedo, alargar el brazo hacia algo o pedir con un gesto ser tomado en brazos: los bebés y las crías de mono desarrollan de forma muy parecida algunos gestos comunicativos, según se desprende de un estudio llevado a cabo por psicólogos de la Universidad de California, en Los Ángeles.

“La similitud en la forma y función de los gestos de un niño humano y un bebé chimpancé o bonobo era notable”, explicó una de las autoras del estudio, Patricia Greenfield.

Los resultados de la investigación, para la que se analizaron videos de una niña, una cría de chimpancé y una de bonobo, se publican ahora en la revista especializada Frontiers in Psychology.

Los psicólogos constataron que los gestos de todos los participantes en el estudio eran comunicativos. Todos tenían características como contacto visual, determinados sonidos o un esfuerzo visible, con el objetivo de obtener una respuesta del otro. 

La observación de la niña se llevó a cabo entre los 11 y los 18 meses, mientras que la de las crías de monos comenzó a los 12 meses y finalizó a los 26. Cada mes se valoraba una hora grabada en video de cada uno de los tres participantes en el ensayo. Los animales vivían en un centro de investigación en Atlanta, y la niña con sus padres y su hermano mayor. A los monos se les enseñó comunicarse mediante gestos, voz e imágenes simbólicas, mientras que a la niña le hablaron de forma normal.

Los investigadores están convencidos de que el origen del lenguaje está en los gestos y muestran como ambos se desarrollan de forma conjunta. En la primera mitad del estudio, la niña y las crías de monos comunican sus deseos a través de gestos. En la segunda parte, los monos lo hacen cada vez más a través de símbolos en forma de imágenes y la niña mediante palabras. 

bebes y monosLa niña consiguió, sin embargo, pasar más rápido de los gestos a los símbolos, mientras que los monos seguían empleando gestos. “Fue la primera señal del camino normal de los humanos hacia el lenguaje”, explica Greenfield. De forma paralela a los gestos se desarrolló la comunicación verbal.

“La mayoría de los gestos de la niña estaban acompañados de sonidos, los de los monos sólo en raras ocasiones”, agrega la investigadora. Esto indica que la capacidad de combinar gestos y sonidos es importante para el desarrollo del lenguaje.

A modo de conclusión, los investigadores creen que los humanos heredaron una lengua compuesta de gestos y símbolos de sus últimos antepasados, que comparten con los chimpancés y los bonobos.

Fuente: La Tercera

Facebook Comments