iglesia taltal

Estado laico, Libertad de culto y derechos individuales

Hace  unos  días, en la localidad de Tal-Tal, en la Región de Antofagasta se inauguró la nueva iglesia de esa  ciudad que siendo patrimonio cultural se había perdido en un incendio hace unos años  atrás. Si bien este  hecho no conlleva  ninguna  relevancia, para nosotros los laicos, librepensadores, agnósticos, ateos o simplemente, personas que no profesan una fe en especial, si conlleva varios hitos importantes.

Primero, esta reconstrucción se realizó $200 millones de aportes de la municipalidad de Tal Tal.

Segundo, con el logo Legado Bicentenario del gobierno amen de su aporte cuya cifra exacta no ha sido dada a conocer.

Esto nos convoca a reflexionar en que  clase de Estado estamos viviendo ya que  la Constitución de 1980 en su Artículo 19 inciso 6 plantea la libertad de conciencia que es la base del supuesto “Estado laico” ya que el Estado mismo no profesa fe alguna y plantea que los poderes del Estado son independientes y soberanos unos de otros cada cual en su fuero y así mismo el Artículo 19 en su inciso 2 dice  que  en nuestro país no existen los grupos privilegiados y es precisamente en este punto donde quisiera detenerme.

Nuestro país fue azotado en los últimos años por dos grandes terremotos, como son el de Tocopilla el 2007 y el de Concepción el 2010 y  ya han pasado varios años sobre todo el de Tocopilla y aún en esa ciudad se encuentra gente viviendo en campamento y con deficiencias en la reconstrucción y en el caso de Concepción esta demás comentarlo ya que hasta este último tiempo han salido protestas en los noticieros por el tema de la reconstrucción.

Pero es como en un pequeño poblado de la segunda razón y  con fondo de todos los chilenos se vuelve a erigir una iglesia que solo sirve a los que  concurren a ella y a los que profesan esa fe ni siquiera sirve  a toda  la población, y  es respaldada con fondos del Estado y el municipio cuando todos  sabemos que el sistema municipal en todo el país  es deficiente y de pronto a la reconstrucción de esa iglesia en particular se le entregan $200 millones. No sé  si  solo soy  yo  o es que  algo no me  cuadra, vivimos  en un Estado laico la obligación del Estado es ante  nada todos y  vuelvo a repetir  todos sus  ciudadanos no solo los que profesan tal o cual fe. Será que  con este, precedente, el día  de mañana el pastor de la iglesia evangélica de Pelotillehue que se cayó en X temblor le solicite al Estado o a la municipalidad fondos para su reconstrucción.

Donde queda la responsabilidad del Estado y de las municipalidades por ser garantes del bien estar de todos sus ciudadanos y  sólo de un grupo, con el hecho que la municipalidad de Taltal le entrego dinero a la reconstrucción de esa iglesia está diciendo que  toda esa  ciudad es católica que  no hay espacio para otros  credos y lo que es peor que  acaso los ateos, agnósticos  y librepensadores de esa ciudad serán perseguidos o expulsados o no serán admitidos.

Cuál es la señal que se está dando con este  hecho y  con muchos  otros  que estoy seguro que ocurren en otras partes del país y que quizás el común denominador de las personas no comenta porque lo ve  como algo “natural”, pero  les  aseguro  esto  no es natural según nuestra ley. Para concluir, es nuestra responsabilidad hacer  saber de estos  hechos y en lo posible informarlos para al menos comenzar a crear una conciencia ya que una  cosa es la libertad de conciencia y otra muy distinta es que los fondos de todos sean destinados a beneficiar  a un grupo de la sociedad en desmedro de otros grupos y lo que es peor cuando existen necesidades de todos por cosas reales como salud, educación, vivienda.

Facebook Comments