En plaza de Batuco se instala todos los domingos

Es mediodía de un domingo cualquiera en la plaza de armas de Batuco y mientras buena parte de la ciudadanía ingresa a la casa de dios, Claudio Sánchez, técnico electricista de 46 años, acarrea, junto a su esposa, un carrito que contiene dos parlantes, un micrófono, un televisor y un notebook. Se instala estratégicamente entre dos grupos evangélicos, uno de los cuales llegó en bicicleta, y frente a un templo en cuyo frontis se lee “Templo La Final Trompeta”. Sánchez enciende sus aparatos y comienza a predicar.

“Dios no existe”, arenga de entrada, mientras del televisor se puede ver un documental de Youtube que trata de los griegos. “Jesús nunca fue un dios”, agrega. “El pecado original es una inmoralidad”. Poco a poco, cuenta, siente que los bucólicos rostros de la plaza se dirigen hacia él con creciente espanto, lo que no hace sino envalentonarlo aún más. “¿Por qué dios dejó libre al diablo? ¿Por qué si cree en dios va al médico?”.

Hace cinco años alguien tocó a la puerta de la casa de Sánchez. Era una pareja de jóvenes mormones que le predicaron de un nuevo Jesús. A Sánchez le llamó la atención y se puso a estudiar del asunto. Un día le dijo a su señora: “Ya no creo más en nada. Sólo creo en el mundo real. Soy ateo”.

Pero una cosa es ser ateo y otra muy distinta es predicar el ateísmo en la plaza. Sánchez explica qué lo empujó. “No voy a descansar hasta que dejen de meterles miedo a los niños. Hasta que dejen de decirles que existe un infierno.”, dice Sánchez. Sobre el pecho de Sánchez hay un prendedor circular que contiene las letras A, T y O. Ateo. En ese pecho antes había una cruz. Definitivamente el ateísmo puede ser religión. “Mi primera prédica fue hace nueve fines de semana, así que esto recién comienza. Próximamente vamos a hacer experimentos científicos. Tengo un telescopio con el que le vamos a demostrar a la gente que la Tierra gira alrededor del sol y no al revés. O sea, hay mucho por donde atacar. Eso sin contar a Einstein y Hawkins, aunque a Hawkins no le creo ciertas cosas, a decir verdad”.

Fuente LUN

Facebook Comments