religion1Alrededor del 40% del alumnado de infantil, primaria y secundaria de la provincia de Castelló optó este curso por no cursar la asignatura de religión católica, una cifra que está haciendo reaccionar a la diócesis con una campaña para recuperar estudiantes.
No en vano, la materia de religión copaba en 1996 la práctica mayoría de los estudiantes con porcentajes de entre el 80 y el 90%, según las estadísticas más antiguas publicadas por la Conferencia Episcopal. Esta diferencia dejaba la alternativa de ética como un espacio de aprendizaje minoritario.

Ahora, la cifra de alumnos que se decanta por estudiar la religión católica como parte de su currículum académico es sólo de un 61,6%, un tercio menos que hace 17 años.
En suma, 39.700 estudiantes (0 sus familias) eligieron la asignatura de religión, mientras que los restantes 24.700 prefirieron la alternativa. Por franja de edad, el alumnado de religión católica alcanza el 62,2% en infantil, el 69,8% en primaria, el 52,9% en educación secundaria obligatoria (ESO), el 38,2% en primero y segundo de bachillerato y el 33% en las Escuelas Universitarias del Profesorado.

La pérdida de seguidores de la materia de religión se acentúa especialmente a partir del bachillerato, en el cual los estudiantes se acercan más a la mayoría de edad y tienen más autonomía de decisión con respecto a sus familias.
Sólo en los últimos cuatro años (desde el curso 2009-2010) el porcentaje de matriculados en religión en Castelló ha sufrido un descenso de más de 6 puntos. En una comparativa a más largo plazo (los últimos 17 años), el promedio ha caído en 28 puntos -de un 66% a un 38%-, según datos del Ministerio de Educación y de la Conferencia Episcopal.

religion2Las estadísticas de la Diócesis Segorbe-Castelló hacen especial hincapié en que el 14,38% del total de estudiantes (9.940) no rechazan la asignatura católica, sino que simplemente siguen otra confesión (musulmanes, ortodoxos, adventistas, evangelistas, protestantes, testigos de Jehová y budistas). Es por ello que la campaña del obispado para recuperar alumnos se centra especialmente en una franja de un 23% de los estudiantes que no profesan otras religiones (14.700) y que en su mayoría están bautizados por la iglesia.

Los portavoces del obispado interpretan los datos con optimismo y subrayaron ayer que el número de alumnos de la asignatura de religión católica “ha aumentado globalmente en una décima y se produce así una inflexión respecto al curso anterior, recuperando una tendencia de positiva”.

La diócesis añadió que esta asignatura “es un beneficio para los padres y los hijos, ya que por esta asignatura se profundizan valores que les ayudarán a afrontar las penas y alegrías de esta vida. Los chicos y las familias necesitan vivir con más esperanza, saber que Dios está en sus vidas y que les alienta”.

Facebook Comments