grilledveggies-5

Se viene el tradicional Asado Hereje este viernes 25 de marzo («Viernes Santo»), amenazando con reunir unas 200 a 250 personas… y como siempre, la actividad recibe la crítica no sólo de creyentes, sino que también de ateos… ¿Pero por qué?

Bueno, puedo contar mi caso. Resulta que también yo, siendo ateo y vegetariano, encontraba que la actividad era pueril y ridícula… ¿juntarse a comer carne como protesta a la tradición del viernes santo?…

El concepto mediático del Asado Hereje me mantuvo alejado de la Fundación Sociedad Atea por varios años, hasta que leí un artículo que describía el famoso asado, pero escrito esta vez por un miembro de la fundación y no un periodista externo buscando la mejor polémica para subir rating.

En dicho artículo se describía una actividad que se manifestaba por la separación de Iglesia y Estado, promovía la cultura con debates, charlas, libros, músicos en vivo y servía además para generar lazos entre gente habitualmente aislada de otros círculos sociales.

Con cierto escepticismo, típico de los ateos, acudí al controversial Asado Hereje para conocer la realidad, encontrándome asombrado al descubrir que no solo era verdad todo lo del artículo, sino que además el ambiente era familiar, con abuelos, padres e hijos compartiendo, riendo, conversando y jugando. Incluso había gente religiosa que entendía la importancia de manifestarse en pos de un real Estado laico.

El evento estaba muy por encima de su inicial antítesis al «Viernes Santo», volviéndose por derecho propio una celebración del laicismo y la pluralidad; aquellos que comían carne, al igual que los vegetarianos presentes, simplemente compartían con familiares y amigos, y el mismo espíritu puede verse en su contraparte temucana, el «Asado Ateo» de Ateos Araucanía ¡Y si no me cree, vaya y compruébelo usted mismo!

(Los católicos ya deberían saber todo sobre tomar una celebración y re-significarla a sus propias ideologías, usando el nacimiento del Sol para Navidad, el festival romano Floralia para el Mes de María, el Pesaj judío para la Pascua, etc.)

«Hereje» viene del griego hairesis, que significa ‘elección’, ‘facción’, ‘separación’, siendo utilizado desde tiempos inmemoriales para denunciar a quien piense distinto a una religión establecida, y habitualmente condenarlos a castigos terrenales y fantasiosos infiernos. Sin embargo, en este día, la palabra «Hereje» vuelve a significar ‘elección’ o ‘separación’, pero celebrando la tolerancia entre nuestras diferencias y alzando la voz para lograr que el Estado chileno reconozca también que no puede tomar parte con una religión en particular, puesto que debe representar a las religiones indígenas, católicos, protestantes, mormones, judíos, musulmanes, agnósticos y ateos por igual.

Marcos Telias
Director de Formación
Fundación Sociedad Atea de Chile

Facebook Comments