Como es sabido, se aproxima la fecha de nuestro tradicional Asado Hereje el viernes 14 de Abril, coincidiendo con el Viernes Santo del cristianismo, y mientras completamos los últimos preparativos, es un excelente momento para aclarar algunos puntos que año a año reaparecen en la opinión pública, pese a los intentos de la Fundación Sociedad Atea de mostrar la verdadera naturaleza del asado.

1 – “Van a puro comer carne, ridículo”
El Asado Hereje no es una parodia de las tradiciones cristianas de abstención de la carne. A nadie le interesa “ir a comer carne para que se enojen los católicos” ni mucho menos. Es y siempre ha sido un evento para compartir con otras personas no religiosas y generar una instancia mediática para exponer nuestros puntos de vista. Así, en sus primeras versiones, cuando sólo se reunía un puñado de ateos que casualmente no incluía vegetarianos, la comida habitual era obviamente carne, pero apenas el movimiento adquirió simpatizantes, ha sido parte de la tradición tener parrilladas vegetarianas y otras con carnes, buscando siempre generar el sentido de comunidad y dar visibilidad a la realidad nacional: Chile es un país diverso, con gente religiosa y no religiosa.

2 – “Pero si no es pura carne, no es hereje”
Esto sí que es curioso, pero cuando los habituales opositores se enteran de que un “asado” es sólo un método de cocinar alimentos y es posible asar carnes o vegetales, suelen decir que entonces no es un asado “hereje”, interpretando erróneamente el nombre del evento. Como ya se ha explicado en otros artículos y reportajes, Hereje proviene del griego hairesis y significa un grupo separado o divergente a la mayoría. Es un “Asado Hereje” no sólo porque reúne a la gente no religiosa, sino que además recuerda al país que existe diversidad de credos (y falta de credos), haciendo necesario un Estado que se mantenga neutral ante dicha diversidad, es decir, un Estado laico.

3 – “Son unos alumbrados… pa’ la pura foto”
El Asado Hereje es el evento centrado en la no-religiosidad de mayor cobertura nacional, en un país cuyas estaciones de televisión y radio se encuentran constantemente plagadas de misas y teleevangelizadores, con calles pobladas de predicadores y personas entregando alegres panfletos sobre el Apocalipsis, actividades estatales que incluyen al Presidente de la Nación participando en ceremonias religiosas como el Te Deum, colegios municipales con pausas matutinas para que todos recen el Padre Nuestro, o más recientemente, en Ñuñoa, con un alcalde que organizó la inauguración de un colegio público con la entrega de rosarios para niños y un cura dando bendiciones y prédicas. Claro que existen fotografías en el Asado Hereje, también hay múltiples reportajes en periódicos y canales de televisión, columnas y entrevistas de radio, y pese a la desinformación habitual en muchos de esos medios, nuestro mensaje siempre se deja ver: Necesitamos un Estado laico.

Siempre tendremos detractores y resulta mucho más fácil emitir un comentario negativo que darse el trabajo de conocer realmente nuestros objetivos, pero si Ud. es una persona capaz de dejar de lado los prejuicios, está cordialmente invitado al Asado Hereje 2017, con menú para todos los gustos, juegos para niños y adultos, libros, informativos y mucho intercambio de ideas.

Marcos Telias
@marcosteliasb
Presidente de la Fundación Sociedad Atea de Chile

Facebook Comments