activismolpEsta ponencia es demasiado breve para poder exponer acabadamente un análisis del activismo librepensador, pero pretende ser un disparador para el debate y el paso previo para una publicación con la extensión que el tema merece.

Antes de exponer mis conceptos particulares sobre el activismo librepensador considero necesario definir que entiendo por librepensamiento.

El librepensamiento es un método para investigar e interpretar la realidad emancipándose de todo dogmatismo. Es un sistema que implica capacitarse para adquirir conocimiento, tomar decisiones, ejecutar acciones y corregir errores.Los librepensadores utilizan como principal herramienta el pensamiento crítico por lo tanto tienden al análisis reflexivo y racional de la realidad, tanto en el plano individual como en el colectivo. Este ejercicio de coherencia y rigurosidad de pensamiento se refleja en un comportamiento libre de prejuicios y tabúes, es decir, tolerante y racional.

El librepensamiento fomenta espíritus libres y sensibles capaces de disfrutar la vida con gran intensidad, porque el espectro de experiencias significativas se abre cuando se desmoronan las barreras mentales.

Ser activista,a mi entender, es comprometerse con una causa desde una identidad, para intervenir activamente con propaganda o realizar acciones directas en la sociedad, con el propósito de producir algún efecto favorecedor de un cambio,generalmente tendiente a hacer cumplir algún derecho, instalar uno nuevo o concientizar al resto de la población respecto de una problemática.

El activismo al cual adhiero, el emanado del librepensamiento, independientemente de la identidad desde donde parte, debe contener como bases mínimas y fundamentales la defensa de la libertad de conciencia y de expresión, la lucha por la igualdad de oportunidades, e idénticos derechos y obligaciones, y la eliminación de cualquier tipo de privilegio.

Las fuentes de conocimiento que nutren los fundamentos y estrategias del activismo pueden ser el ámbito académico o el popular, no siendo excluyentes entre sí, por el contrario necesarios ambos, uno debe enriquecer al otro para ajustar permanentemente el rumbo y evitar generar un micro clima de trabajo elitista o un accionar miope carente de continuidad y adaptabilidad en el tiempo.

Cada identidad que brega por el librepensamiento se caracteriza también por sus estrategias, enumeraré las que creo indispensables haciendo una breve síntesis.

Formación de colectivos, es decir la agrupación horizontal de personas con identidades comunes, valores y objetivos dentro del marco del librepensamiento.

Reforzar la característica que hace que el colectivo sea una “minoría”. Sectores de la sociedad son oprimidos, invisibilizados y excluidos bajo el engañoso concepto de “minoría”, a veces,maliciosamente, a las mujeres se las ha llegado a calificar así siendo al menos la mitad de la población. Dadas las consecuencias que trae exponer determinada identidad se suele ocultar, pero si un sector de poder siente la necesidad de someter a una “minoría”, es justamente porque teme a lo que es y representa,por lo tanto la mayor herramienta para luchar contra la dominación es reforzar aquella característica que inquieta al opresor.

Visibilización, exponer la identidad y las metas de la lucha ayuda a dejar de ser un cuerpo extraño para la sociedad que irá aceptando su existencia como primer paso para reflexionar.

Formación y capacitación, es absolutamente necesaria para permanentemente ajustar el discurso y las estrategias según los tiempos y los acontecimientos.

Denuncias formales y públicas, aunque muchas veces no llegan a un final exitoso son una forma de concientizar a la población de que un derecho está siendo vulnerado y mostrar una actitud de insumisión que reforzará al interior del colectivo y animará a espectadores a sumarse a la lucha.

Campañas de divulgación, permiten explicar la motivación del activismo a públicos generales o específicos según como se oriente, buscando aliados y empatías.

Desnaturalización de la discriminación y el segregacionismo, es decir dejar expuestas ciertas acciones que para el “sentido común” son inofensivas pero en realidad son manifestaciones de poder del pensamiento único. Como ejemplo, el caso de imágenes religiosas en espacios públicos.

Colaboración, solidaridad y fraternidad, son elementos indispensables para reforzar los vínculos de quienes componen un colectivo, para mantenerse unidos y motivados en luchas que suelen ser de escaso éxito y frustrantes. También son elementos básicos para tender redes entre activistas de otras identidades y producir sinergia.

Cada colectivo con una identidad particular que trabaja en el marco del librepensamiento encontrará otros que compartirán muchas de sus causas. Los librepensadores son personas independientes que defienden su autonomía y a veces esto dificulta la asociación en grandes organizaciones, por ello la dinámica de pequeños grupos con identidades fuertes y metas concretas suele perdurar en el tiempo y funcionar más eficientemente. Asociaciones de Ateos y agnósticos, grupos feministas y de varones antipatriarcales, comunidad LGBTIQ, pueblos originarios, agrupaciones de DDHH, partidos políticos, entre otros pueden unirse por causas comunes, incluso por un tiempo determinado, donde dejarán de lado sus diferencias en pos de una meta superadora potenciando el accionar con la diversidad de estrategias y evitando ser un blanco único e identificable para los sectores de poder.

En cada lucha librepensadora los campos de batalla se repiten, claro está que con diferentes matices.

Nuestros cuerpos, creemos que nos pertenecen pero si queremos elegir cuándo, dónde y cómo morir  o si un mujer quiere interrumpir voluntariamente un embarazo nos damos cuenta que nuestra corporalidad se encuentra confiscada por una autoridad dogmática.

Nuestra identidad, la forma en que nos percibimos puede no coincidir con patrones socialmente aceptados, con visiones biologisistas, con etiquetas heteronormativas, con cosmovisiones trascendentes que limitan las infinitas opciones de ser.

-El lenguaje y las expresiones que habitual y mecánicamente se reproducen colaboran a la construcción de una ideología particular. El machismo de la lengua castellana, manifiesto explícitamente en el masculino globalizador, es un claro ejemplo.

La cultura manifiesta en el arte, la tradición, los usos y costumbres, desde allí se reproducen como doctrina indiscutible los supuestos y mandatos más atávicos. La construcción de una contra-cultura oficial contestataria que no pretenda establecerse como única sino que busca el cuestionamiento permanente es tal vez el antídoto.

Las instituciones del Estado, los espacios públicos(su arquitectura) y el derecho validan e imponen valores ycomportamientos que obedecen muchas veces a lo que es funcional al poder, es necesario encontrar las grietas del sistema para penetrarlo y poner en crisis este actuar dogmático.

El activismo librepensador tiene fuertes opositores, algunos son claros, frontales, es decir, los que se manifiestan como ideológicamente opuestos ellos son los autoritarios, pero existen otros,incluso con los que es más difícil lidiar como los conservadores, que se resisten a todo cambio, los elitistas que pretenden un librepensamiento sólo para un grupo reducido y los apáticos que reproducen discursos y utilizan su energía para descalificar nuestras luchas y catalogarlas de superficiales o innecesarias.

Por lo expuesto puedo definir al activismo librepensador por extensión, es decir por los caracteres básicos que lo componen. Es filosóficamente libertario, respetuoso, activo y pro activo,inclusivo, receptivo y sensible, diverso, multicultural, libre de fronteras,solidario y empático, dinámico y rizomático.

El librepensamiento no es un finen sí mismo, es una herramienta puesta en marcha desde una identidad y cuando se obtiene algún éxito desde allí toda la sociedad se vuelve un poco mejor, más justa, tolerante, racional, sanamente emotiva y capaz de disfrutar de la diversidad, para que cada persona pueda vivir en un entorno que le permita explorar toda su potencialidad para mayores grados de felicidad.

Facebook Comments